Monasterio Santa María del Parral

Monasterio de Santa María del Parral

En 1447, Enrique IV, siendo todavía príncipe, mandó construir este monasterio, bajo el nombre de su camarero mayor Juan Pacheco, pues no estaba bien visto que sin ser rey levantara edificios.

Se trata de un conjunto de construcciones distribuidas en torno a varios claustros de estilos gótico, mudéjar y plateresco.

Abandonado y saqueado en el siglo XIX, su reconstrucción comenzó tras ser declarado “Monumento Nacional” en 1914 y en 1927 fue ocupado de nuevo por frailes de la orden de San Jerónimo.

En la fachada inacabada de la iglesia se ven los escudos de los Pacheco y a la derecha de ésta se yergue una torre plateresca.

En el interior podemos observar una nave con un coro al fondo, capillas laterales y un púlpito del siglo XV. El retablo mayor de madera policromada es la obra más relevante de la iglesia y está considerado como el mejor exponente del renacimiento en la provincia de Segovia.


La traición del marqués

Al fondo de la calle que va desde el río al Monasterio de Santa María del Parral hay un sepulcro que lleva la inscripción: "Traidor, no te valdrá tu traición pues si uno de los que te acompañan me cumple lo prometido, quedaremos iguales".

Algunos afirman que Juan de Pacheco, marqués de Villena y favorito de Enrique IV, tenía numerosos enemigos por ser ambicioso y que uno de ellos lo desafió en un duelo junto a la iglesia de la Virgen del Parral.

El día fijado, el marqués vio llegar a su rival acompañado de dos hombres. Sorprendido, reaccionó diciendo a su enemigo la frase que estaba inscrita en la tumba. Los acompañantes pensaron que se trataba de una traición y combatieron entre ellos mientras el marqués luchaba contra su rival y lo vencía.

El marqués, como muestra de agradecimiento, transformó la humilde iglesia en un gran monasterio.




Excerpt of
Lugares legendarios de Segovia

View the complete tour with the BaladoDiscovery app for free on Android or iPhone/iPad